martes, 14 de abril de 2009

La calidad de mis posts

La calidad de mis escritos bloguerosos ha disminuido a lo largo de estos casi 3 años de publicar entradas, creo que es hora de que de el siguiente paso.
IMPLEMENTAR CONTROL DE CALIDAD
CERTIFICARME EN ISO 9001:2000

P.D. si usted es fan de este blog, por favor háganos saber su opinión, si considera que su servidor debería dejar de hacer lo que hace en este espacio de expresión, envíe "deja de jodernos con tus estúpidas ideas al" 666 desde su móvil. Si considera que su seguro servidor debería continuar expresando las torcidas abominaciones de su pervertida mente por favor envíe un mensaje desde el portal de Bancomer a través del servicio de depósito en línea a la cuenta 1215931680, con el mensaje "sigue haciéndolo muchacho y cómprate unos bonitos pantalones con el dinero del depósito"

Las mujeres no tienen porque sufrir.

Quien no ha visto ya la de Aliens vs Mosters ¿Ya la vieron? Entonces fueron a la sala de cinépolis número 2000, que es una de las últimas que van a construir, porque las grandes perdidas financieras que la piratería les ha ocasionado no los dejara construir las otras 2000 que tenían planeadas para 2015, los dueños ya no se van a poder comprar el nuevo Aston Martin V8 Vantage, los hijos de los dueños dejaran de meterse alrededor de 2 kilos de coca anual debido al recorte de sus mesadas, todo gracias a don pancho hijo de puta que vende películas piratas afuera de farmacias Guadalajara del extremo norte de federalismo en Zapopán.
Que alcanzaran a hacer estos pobres dueños de cinepolis con los 270 pesos que me cobraron por 2 boletos de adulto y 2 boletos de niño que me cobraron por entrar a una sala llena con alrededor de 400 personas que pagaron un promedio de 67.5 pesos por boleto.
Espero que el teletón destine más dinero a apoyar a familias afectadas por la piratería en este 2009, porque la verdad es muy triste escuchar estas historias de ricos afectados a diario por los delincuentes de cuello color de tierra.
En fin, regresando a mostros contra janas… ejem… eso más bien es un video casero… ejem… mostros vs Aliens, la protagonista es una típica vieja gringa que no hace nada más que hacerse pendeja todo el día, todos los días esperando que su príncipe azul (al que ya conoció) la lleve al castillo y la haga feliz para siempre, mientras un wey, quien le inventa un cuento de hadas para poder darle palos chicles y asegurar el placer carnal para toda la eternidad, se está preparando para dar “el paso” haciendo carrera para poder proveer lo que la damisela y el hogar demanden, la orilla a ser su “mascota” haciendo que ella renuncie a todo lo que “pudo ser” para entregarse “por completo” a él, Lo cual me parece una estupidez, una estupidez que es una realidad, que siempre ha sido así, y que siempre será así ¿Por qué chingados las mujeres necesitan que un cabrón que las haga ser menos? cuando puende ellas ser los hombres de esta sociedad moderna y hacer menos a los hombres, la solución es que los hombres se casen con otros hombres y las mujeres se casen con otras mujeres, así las mujeres crearan una sociedad de elite a la que solo las mujeres casadas con mujeres podrán llegar a formar parte de, y nunca mas tendrán que preocuparse de no poder ser todo lo que pudieron ser y entregar sus mejores años a un troglodita con aliento de dragón y axilas con olor a cañería de huitzuco, Guerrero. Vivan las mujeres lesbianas, porque de ellas serán los reinos del señor.
Este post está dedicado a las lesbianas del todo el planeta, bien por ustedes, sigan haciendo de este, un mejor lugar para vivir.

lunes, 13 de abril de 2009

¡Los pitufos! (la sociedad perfecta)

Tengo dos días en Puerto Vallarta, y la llegada no fue muy accidentada, yo llego cuando la gran mayoría se va y vaya que son la gran mayoría, la cola esta desde la entrada/salida a Guadalajara, en las casetas, en la “autopista” de dos carriles (pinche autopista tercermundista), en la carretera libre Tepic-Puerto Vallarta, pero solo en sentido PVR a GDL, es el caos más grande que jamás haya visto en la carretera, como puede la gente aguantar esto, venir a un lugar a encontrarse con sus vecinos o sus conciudadanos ( de su misma ciudad por supuesto) al mismo ambiente de ciudad, con toda la ciudad llena de autos, todos los establecimientos de comida, hoteles, bules, antros, cantinas, playas, ríos, hospitales, centros botaneros, orgias, bares gay, el roxy, todos, absolutamente todos llenos hasta su “#$%&/()=?¡mamá, COLAS en todos lados (Bueno las colas en todos lados es algo positivo si lo ves entre las rodillas y la cintura).
¿Sera que la costumbre puede más que la razón? ¿Estás persona no viven bien si no se gritan pendejadas con el wey del carro de al lado? ¿Les encantara hacer cola, porque así queman más calorías?
No lo sé, y no me importa, que se vayan al demonio con todas sus ondas tumultuosas.
El nombre de post se me ocurrió, porque los pitufos no tenían que sufrir nada de esto de andar tras la carne femenina o las drogas fáciles de la playa. Los pitufos eran re’ poquitos, tenían un riachuelo cerca de su rancho en donde cosechaban unas fresas “pitufresas” o una mamada así, que ya traían enervantes y además estaban adicionadas con vitaminas y minerales, con eso les bastaba para desayunar, comer, hidratarse, cenar, empedarse, ponerse bien grifos, o bien al pedo. Las hacían en pastel o se las comían crudas (sin albur). Si querían ponerle, seguro que era con la pitufina (que más bien debió llamarse Puta-fina, o pituwhore, o pirujina, etc.) quien era la única fémina de la raza pitufil, o al menos que yo recuerde. En fin, si querían iban con el Padrote pitufo (papá pitufo, que tenía cara de metrosexual o marica de closet y regenteaba a la única con horno para pitu-bebés) le pasaban una cuota de “pitufresas” o le daban las de hule, y la pitufina era suya por dos horas y media, incluyendo condones y el cuarto. Así no tenían que andar organizando salidas de semana santa. Tenían todo lo necesario en su mundo de fantasía, pinche enfermo el carboncito que imagino todo eso del mundo pitufil, ardera en el infierno por ser tan pinche loco, que dios se apiade de su pervertida alma.